Lejos de funcionar como quisiera, el mundo se divierte viendome fallar. Como un deporte. Un show. Un partido de futbol. Sin arcos, gambeteando errores. Las lecciones que aprendo, cambian de catedra y el libro es otro. Y asi voy. Reprobando. Que le voy a explicar al público al que entretengo que no los divierto por placer, sino por una incapacidad, sospecho ya innata, de ir siempre al reves de lo que se espera de mi. Y ahi esta la clave de este stand up. Por eso es tan original. Es improvisado. No hay guiones. Sorprende. Ahi voy, ahi viene otra derrota. Y el protagonista siempre soy yo. Equivocandome cuando menos lo quiero. (Risas). Y esperando alguna vez, que el partido termine. No quiero ganar. Solo hacer un gol cuando pateo al arco, y no tropezar con la piedra antes de patear, y colgarla de la tribuna. Ahi viene el centro... la cabeceo al palo, y me rebota a mi en la cara. Rianse. Que para eso estamos. Eso si, el proximo centro, lo cabeceo yo, y espero no lesionar a nadie, porque mi torpeza emocional, ya me saco todos los jugadores de mi equipo, y de enfrente, ya se estan aburriendo.

Me desperté con la tristísima noticia de que Eduardo Galeano se fué. Igual hay tantos libros suyos dando vueltas que me rehúso a pensar que se fué. Solo se necesita abrir una página y como por arte de magia, estamos conversando como siempre. Chau maestro. Hasta la próxima página.

Uno de los dos

En la cima de mis errores, se cuanto va a doler caer.
No acertamos las decisiones, y nos pesan.
Y ahora que nada es demasiado, el silencio te ensordeció.
Se nos escapa de las manos la ironía.

Uno de los dos va a tener que hablar.
Uno de los dos, aunque no quiera.
Uno de los dos, va a tener que hablar...

Es la ley del ojo por ojo lo que hoy nos dejo sin ver.
Y es que si retrocedo un poco, veo todo.
Y aunque no declaré la guerra, esta vez me tocó perder.
Se nos pasa la madrugada y no hay tregua.

"Los dos días más importantes de tu vida son el día que naces y el día en el que descubres por qué."
Mark Twain

Ves lo que te digo de las tormentas?

La Lluvia

Después de la lluvia, todo parece diferente.
Después de la lluvia, uno parece respirar.
El aire no es el mismo después de la lluvia.
Si uno se detiene atento, casi que se puede saborear el aire.
Se huele el pasto y la tierra. Se huelen las hojas. Cantan las hojas!
Después de la lluvia el sol también es diferente. Todo parece recuperar la vida. Lo que antes era parte del fondo, pasa a ser parte del paisaje.
Cuando uno vuelve a ver la luz después de la lluvia, la lluvia lo ha cambiado todo.
No hay nada nuevo bajo el sol, pero todo parece diferente.
Después de la lluvia, todo es hermoso, hasta la próxima lluvia.
Y por eso, también aprendí a amar la lluvia.
Nada es mejor que una buena tormenta para descubrir todo de nuevo.

Knock Out

Caminó descalzo en el pantano.
El sabor del beso de la suerte lo engañó.
Y en el barrio no hay pastilla que se le resista.
Despertó entre risas de la pesadilla.

Quién va a caer primero?

Desafió salir de la miseria.
Si el temor excusa cada golpe que acertó.
Cada cual en su esquina y suena la campana.
Una vez en la cima tirará la toalla.

Quién va a caer primero?
Si este es el fin del juego.

Es la herida que se vuelve a desangrar.
Sueños rotos en un round.
Siento el knock out.

Pudo tocar el cielo con las manos.
Y terminó durmiendo con el diablo.
Amaneció viviendo en la agonía del triunfador al que todos olvidan.

Quién va a caer primero?
Si este es el fin del juego.

Es la herida que se vuelve a desangrar.
Sueños rotos en un round.
Siento el knock out.

Voy cayendo, no tengo reacción, el juez me cuenta y dicta la sentencia por vos.
Me perdí en la oscuridad.
Caen mis sueños y mi corazón.
No encuentro cuerdas firmes, todo es temor.
Sueños rotos...
Siento el knock out.
Un té de espadas.
Un café de plomo.
Un mate de arena.
Una tostada de cemento.
Todo sabe horrible cuando nuestros corazones se alejan.
Otra vez los miedos y el no querer soltar nos tapa el vaso.
Otra vez desde el encierro tengo que salir a enfrentarme.
Cuantos diablos ya maté y cuantos quedarán.
Cuantos fantasmas más tendré que matar.
Para que al fin los dos podamos despegar.
El agua nos cubrió otra vez.
El vaso se llenó.
Y así nunca tendré revancha.
Remar una tempestad en un barco de papel no es fácil para nadie.
Parece mentira, aunque fuese una realidad que no quisimos aceptar. De hecho creo que vos tampoco la quisiste, y por eso la peleaste tantos años. En silencio. Justo vos, en silencio. Que hiciste hablar y cantar a mas de un continente. Te confieso que no aprendí de vos hasta crecida mi conciencia. Pero si re-calculo mis comienzos, creo que si no fue una canción tuya lo primero que aprendí, no esta muy lejos del cálculo. Supongo que esperaste el momento exacto. O quisiste resurgir bajo la premisa de "me verás volver". Pero no faltaste a tu palabra cuando dijiste "me verás volar". Ayer te vi volar. Y hoy prendí la radio, y te vi volver.
Y no es casualidad que hoy llueva. Como si se hubieran condensado las lágrimas de todos los que sentimos tu partida. Dejaste de pelear campeón. Pero nadie mejor que vos sabe cuando decir adiós, y crecer. Lo hermoso de todo esto es que voy a poder escucharte cuando quiera. Porque vos supiste cuando irte, pero a la vez, siempre supiste como quedarte para siempre.
Hasta siempre Gustavo.

Como Un Vampiro

Algo vampiro, tengo la sensación.
Cuando la tarde cae y tu mirada es una estaca.
Bebo la sangre de mi reputación
No di la altura de lo que todos esperaban.
Tengo que confesar, romper el hielo.
Todo lo que hice mal, lo hice sabiendo.
Y ahora que estoy acá, frente al espejo.
Y mi reflejo es un fantasma
Y me desangro siempre a cada amanecer.
Si de regreso de la desolación
Lo que no nos mató, tampoco nos hizo más fuertes
Y mis colmillos se empiezan a quebrar,
desde lo mas banal de mis deseos.
Voy a pedir perdón, si me arrepiento.
Cada vaso de más que hoy no lamento.
Y ahora que el resplandor quema mis llagas.
Y la botella ya se acaba,
Y mi reflejo es un fantasma que se va.
Caminando en la oscuridad.
Como un vampiro.
Caminando en la oscuridad.

Pecas de acuarelas

Me confunde descreer de todo lo que veo
Me persigue la comodidad.
Mis zapatos cargan culpas en cada agujero.
Complicarme no es casualidad.
Transformé mis pesadillas en monstruos de cuento.
Y así alivio mi fatalidad.
Caigo a veces en creer que todo lo que quiero.
De repente se va a derrumbar.
Me desangro cuando hablo de mi.
Me ecualizo cuando hablo de ti.
Y de tus ojos...

Se me escapan las palabras cuando no las veo.
Nunca supe bien cuando callar.
Cargo sombras y algún que otro acierto.
Sonreírte no es casualidad.
Y cuando esa risa vuelve a mi.
El camino se me alumbra allí
En tus ojos...

El Libro

Un libro es, a mi parecer, el único objeto material al cuál le sería justo quitarle el término de material y considerarlo mucho más que un objeto.

Dualidad

El problema no es hacerle caso al corazón o a la cabeza. El problema es saber cual de los dos está mintiendo.

La Locura

Y decime si podés, donde están las horas
que dejé escondidas antes de perder
mi memoria y mi razón entre tus mejillas
pido de rodillas de frente al reloj.

Devolvéme algún momento
para que pueda guardar.
Que se me ha vuelto un misterio
saber donde está.

No sé, si había entrado el amanecer,
o si se quedó afuera.
Pero sé, que cuando abrió la puerta y se fué
fue como si muriera.
Y maldito sea el reloj, y esta puta espera.
Ya no me hace daño, golpear la pared.
Todo el humo y el alcohol corre por mis venas
no se si cortarme los huevos, o dejarlos crecer.

Devolvéme algún momento,
para que pueda guardar.
Que se ha vuelto una tortura
saber que no está.

Me administro lo que tengo
para respirar.
Que se me ha vuelto un misterio
saber si vendrá, o no.
Esperar. Sólo es esperar.
Que el viento me pegue en la frente, y esperar.
Que el tiempo no consuma mi mente, y esperar.
Sólo esperar.
Que algún día todo va a estar bien.
Que lo que necesito es menos de lo que creo, 
y que el resto es solo ego, material y tradición.
Esperar, sólo es esperar.
Que fuerte sopla el viento.
Esperar.

Despertando sueños

Que hay muchas formas de vivir la vida, de eso no tengo dudas.
Pero vivir para cumplir sueños es la más linda que encontré.
Te juro que a veces no les creo, pero siempre terminan diciendome la verdad.
Son camino. Son destino.
Son los pasos y los tropiezos. Son movimiento. Son inquietud.
Son principio y nunca fin. Son continuación.
Son sed de vida. Insaciable sed.
Aunque parezcan ridículos.
Aunque para algunos no tengan sentido.
Aunque cuesten mucha vida.
Son míos. Soy yo. Soy sueños.
No hay nada mas mío que mis sueños.
Sueño lo que quiero ser, luego lo soy. Y así.
Y así vuelo.
Aunque a veces se nuble. Aunque a veces llueva.
Aunque parezca no parar.
Siempre se puede volar más alto que las nubes.
Un premio consuelo.
El momento inexacto.
La palabra muda.
La respuesta equivocada.
El silencio inocuo.
Cerca de muy lejos.
Lejos de muy cerca.

Tenés razón. Ya no me río como antes.

Llegué a la conclusión de que no se si estoy bloqueado, o que ya no me queda más nada para decir.
En 30 años fui de una punta a la otra. Volé muy alto y cavé muy hondo.
Y tanto recorrido me dejo clavado en el medio.
Y la inercia me da vértigo.

Solo pude ser yo

Me parece que perdí tu diccionario, hace un tiempo ya qué no sé como hablarte.
Me gustaría creer en la suerte, para poder hecharle la culpa a algo.
Me gustaría escribirte algo inteligente, pero no puedo pensar muy claro.
Me gustaría saber que decirte, para lastimarte nunca más.
Me gustaría equivocarme, pero me vas a hacer mucha falta.
Me calma saber qué soy fácil de olvidar.
Solo pude ser yo todo este tiempo.
Y eso es lo único que siempre supe hacer bien.

Era mucho mas que eso...



"–¿Yo? Yo era católico, cuando chico.

–¿Cómo es creer en Dios Mariano? Nunca creí.

–Como creer en la revolución, me imagino. Te da la misma alegría y la misma sensación de no estar solo. Cuando era chico, yo no sentía miedo nunca. Pero un buen día… No, nada.

(...)

–Quiero decir que un buen día lo buscás y no está. Quiero decir: perdés a Dios como se pierde una cosa. Algo que se cae del bolsillo. Como se pierde un encendedor, así.
–Para mí, Dios era un señor de barba que metía miedo a los demás.
–Para mí no.
–Ya veo.
–Era mucho más que eso, para mí. Todavía no sé con qué se rellena ese agujero..." Eduardo Galeano.

Hablando con mi cerebro

Me encontré una vez más conmigo mismo. Con mi realidad, o irrealidad, llega un punto en que no lo sé.
Me encontré con mi presente, mi pasado y mi futuro, y nos sentamos en una mesa bien al fondo de mi cerebro, alejados de todos los demás pensamientos que pueblan el bar de mi cabeza, para poder hablar tranquilos.
Raro fue sentir una completa sensación de inestabilidad e inseguridad, mas sabiendo que quienes estaban sentados frente a mi, no eran mas que mis propios fantasmas. Los mismos de ayer, de hoy y de siempre.
Miré a mi pasado, que agitaba un cigarrillo contra la mesa. Sentía habitual mirar en esa dirección. Y me aburría. Caí en la cuenta que no hay nada mas que mirar en el pasado, era inútil invitarlo a la reunión, era inútil ya pensar en el. Pero el sabe bien como atraer mi atención. Sabe que se guardó cosas y momentos que nunca quise perder o que quisiera tener para siempre. Y con eso siempre se aparece. Festejando mis aciertos, y machacándome los errores. Convive conmigo, consolándome con buenos recuerdos esperando la hora de maltratarme con los malos. En un afán de borrarlo de la mesa, .-el pasado en el pasado- le dije a mi presente. Pero este no despegó la vista del suelo. Prefirió no hablar, como si no tuviera nada o no supiese nada para decirme. Traía sobre la espalda un bolso gigante de triunfos y derrotas que parecía tenerlo cansado, y del bolsillo, se le asomaba un pasaje con destino incierto. Pero estaba, o intentaba estar, tranquilo. Tenia una extraña mueca de bienestar dibujada en la cara, aunque no sabría decir si era felicidad o conformismo. Podria decir que estaba disfrutando de algo. Un descanso quizás? Hace mucho tiempo que no estaba fuera, aparte, separado, aunque sea por un rato, de mi pasado y mi futuro. No era fácil, claro. Lo que era seguro, es que estaba ahí, sentado. Pero ahora me miraba fijamente. Y en esa mirada entendí que no hablaba para guardarse algo, y para que no se acorte mi futuro, ni lo arruine mi pasado, lo callaba. Algo que solamente yo debía saber. Paradójicamente, todavía no lo se.
Y cuando miré al futuro supe que el había caído en la misma sospecha que yo. Y eso lo desconcertaba. (¿el futuro preguntándose que será?).
Súbitamente, el pecho se me inflo a reventar, y un nudo en la garganta intentaba ahogarme ahí mismo, a sangre fría. Mi pasado crecía a cada instante, mi presente no me hablaba, solo me miraba fijo, y mi futuro ni siquiera sabia que iba a ser de el. [Basta!]
Decidí levantarme de la mesa, saludarlos, y dar por concluida esta reunión. Salí corriendo de mi cabeza, y el sol por la ventana me alivio la vista. Respiré.
El panorama no era alentador, pero algo me dice que sirvió de mucho. Si había algo que cambiar, primero tenia que mirarlos a la cara.
Será cuestión de que en un tiempo, me encuentre nuevamente con ellos, en la misma mesa del fondo de mi cerebro, y nos sentemos a conversar.
Quizás para entonces, ellos y yo, nos veamos diferentes.

No resulta

Otra vez a cero. Otra vez vacío. Otra vez las ilusiones deshilachadas. Otra vez las canciones tristes. Otra vez la amargura. Otra vez el llanto. Otra vez el pecho duele. Otra vez las quejas. Otra vez las excusas. Otra vez la bronca. Otra vez la angustia. Otra vez, ni el odio viene a rescatarme. Otra vez me saqué el chaleco. Otra vez la balacera directo al corazón, sin fallas. No tengo nada que arrepentirme, pero no ayuda, lo hace mas difícil aún.
Otra vez 200 mil preguntas. Otra vez las ausentes respuestas. Otra cicatriz onda. Bien onda.
Intento, pero no resulta. Importa mas hacer, arriesgarse, hacerlo mal o bien, pero hacerlo. No los resultados. Pero los resultados me hieren. Los resultados me insultan. Los resultados me escupen en la cara y se van.
Ahora tengo una piedra de la gratitud, que acaricio todo el tiempo para pensar en otra cosa. Aunque sea en algo vacío, pero dejar de pensar. Me despierto pensando. Me acuesto pensando. Todo el día pensando. Vivo pensando en vez de pensar en vivir.
Y no resulta.

Y que seas feliz

Le pido al reloj que no marque las horas.
Le pido al silencio que deje de hablar.
Le ruego a la vida una chance consuelo.
Pregunta mi almohada cuando volverás.

Tengo tu sonrisa encallada en el pecho.
Le pido al olvido me ayude a olvidar.
En el fondo del vaso te veo de nuevo.
Marea el recuerdo y no poder llorar.

Duermete mientras yo te extraño en silencio.
Y que sepas seguir...
Y no te detengas por nada del mundo.
Y que seas feliz...

Me siento en la alfombra de tu indiferencia.
Me duermo a la sombra de tu libertad

El Peor

Tal vez si te pudiera hablar,
si escucharas no sabría que decir...
Nunca aprendí de ningún error,
y no se como darte lo mejor de mi.
A dónde vas, yo nunca voy a ir.
Cuando volvés, yo ya no estoy aquí...

Siempre encontré lo que me da igual,
y a lo que quise siempre lo dejé pasar.
Soy el peor, y eso ya lo sé,
pero con vos alguna vez me ilusioné.
Vas a venir, yo me voy a escapar.
Voy a volver, y ya no vas a estar...

Por eso estoy así,
buscando alguna excusa para estar peor.
Quizás ya tenga miedo de estar bien.
Tal vez nunca me supe perdonar y es un error,
lo sé mi amor, adiós, lo siento...

Que voy a hacer, así soy yo.
A veces busco estar mejor
y hay veces que me canso de intentarlo.
Vivo de la imaginación,
vuelo de más, caigo peor.
Y seguro lo vuelva a hacer...

Por eso estoy así,
buscando alguna excusa para estar peor.
Quizás ya tenga miedo de estar bien.
Tal vez nunca me supe perdonar y es un error,
lo sé mi amor, adiós, lo siento...

Esta Noche

Esta noche vestite con tu mejor sonrisa
que a las 8 paso a buscarte en mi boca
y te llevo a las risas a dar una vuelta por la felicidad.
Hasta que las libertades ardan.

S.o.s

S.o.s la seguridad que no tengo y me hace falta.
S.o.s la rabia que no escupo y me hace falta.
S.o.s la poesía que no escribo y me hace falta.
S.o.s la calma que no consigo y me hace falta.
Pero cuando digo que s.o.s todo lo que necesito,
ni siquiera vos me creés.

Estrella Local

Amanece tan oscuro en vos
Otro sueño se hace trizas
Y tu sombra no te deja en paz...

Nuestra estrella se desvaneció
Y tu voz se fué con ella
Los fantasmas te siguen de atrás...

Te mal acostumbraste a brillar y ahora todo te da sombra
Y en la sombra te vas a quedar.
Y ya no brillaras...

Por mas que grites, sos una estrella local.

Se pasa la vida dudando entre florecer,
o hechar raíces.

Creo, luego existes.

Agradecido estoy a mis enemigos, pues para crecer me alimenté mucho de ellos.
Para que existan los que crean, tienen que existir los que destruyen.
Sin ellos no podría haber hecho nada de lo que hice.
Si no hubieran destruído, nunca hubiera tenido la necesidad de crear algo nuevo o diferente.
Y me compadezco de ellos, pues hoy dependo de mi mismo, y las cosas que yo construya,
mientras ellos siguen necesitando de mi, y de quienes como yo, para poder destruir.

Quién destruye se convierte así, en un ser dependiente.
Y aquél que crea, está mucho más cerca de ser libre.
Y nunca anehelé algo tan fervientemente como mi libertad...

...

Aroma a café en este insomnio interminable.
Vanidades desprovistas de motivos que las justifiquen.
Imagen fantasmal de una histeria incomprensible.
Vientos tibios que acompañan el silencio.
Y una paleta con mil tonalidades de grises (Dondé estas?)
Te busco en mis fantasías más sublimes.
Persecución onírica de una realidad inconcretable.
(Donde estoy?)

Para Decirte

Fue esa vez, fué ese rato y fué nunca más.
Sin adiós, me di vuelta y no te vi más.
(nunca consigo acercarme a tiempo)

No sé que fué eso que me quedó de vos, 

sólo sé que no me lo puedo sacar.
Y tal vez ahora nunca me pueda olvidar 
y me quede pensando en silencio,
que excusa inventar para verte de nuevo otra vez

Para decirte que siento, voy a escribirte alguna canción,

que es de la única forma que lo se explicar

Y ahora me queda esperar... t
iempo... 
( y un poco de suerte... )
Para encontrarte en algún lugar, 
y caminando hacia ninguna parte, 
decirte esto que siento
y que te escribo en esta canción,
y que te juro que es la última vez...
que te canto.

Ella Siempre Vuelve

Fué perder? Fué ganar?
Fué un error o sólo fue intentar?
No lo sé.
Sin pensar otra vez regresé a ella que una vez
me juré nunca más recordarla.
Me acordé que ella quería volar y que yo la hacía despegar.
Y a pesar que ella no era feliz, yo solía hacerla sonreír.
Con el tiempo ella me olvidó, y su sombra desapareció.
Pero tuvo que volver atrás, ella siempre vuelve...
Siempre vuelve cuando la logro olvidar.
Nunca supe bien porque...
Nunca supe bien si le importé, ni tampoco lo quiero saber.
Como siempre me vuelve a buscar.
Como siempre me vuelve a olvidar.
Pero nunca desaparecer.
Siempre vuelve.
Siempre volverá por más.

Gracias

Anoche yo me pregunté si estuvo bien hablarte así.
No se si me entendiste o que,
pero es mejor que hablarme a mí.
Mentí cuando te confesé que no me habías hecho mal.
Es que no te guardo rencor, pero no te quería explicar.

Te juro que no entiendo bien porque me tomo esto así.
No se si estoy sensible o que, o si es que anoche no dormí.
Amor no me pidas perdón.
Ni digas cosas que ya oí.
No lo elegimos corazón, pero va a ser mejor así.

Ya fué, mi amor.
Ya es hora de olvidarlo.
Nos salió mal, y es hora de aceptarlo.
Espero que te vaya bien.
Aunque me cueste tanto.
Gracias por esta cicatriz.
También por intentarlo.

Y sí. La vida es un juego.
A veces se gana y a veces te gana.
También existió la estrofa en que te odio.
La parte en que te deseo lo peor,
y que no te besen nunca mas en la puta vida.
Está también el renglón en que me hecho la culpa.
La canción en que me emborracho para olvidarme.
Y la parte que insulto a mi histérica suerte.
Pero ya está. Mejor me olvido.
Porque es mejor así.
Hacernos bien será estar lejos
Ya anduvimos bastante, locura.
Yo me bajo en la esquina de esta guerra por vos

Capítulo 2

Me inventé una historia en la que yo era parte de tu historia.
Pensar que pensaba que en tu historia, mi historia era parte de tu historia, cuando en realidad yo era historia, y ni siquiera historia, si en tu historia nunca me escribiste.
Que historia, la historia de nuestra historia.
De esas historias que a algunos nos raspan la memoria,
y otros ni si quiera se acuerdan.

Como siempre

Me senté en un bar de mi memoria a tomarme unos silencios bien fríos con mis recuerdos.
Y viniste vos.
Te sentaste con las piernas cruzadas y apoyaste tu cartera en tu pecho. Como siempre.
Nunca supe si la ponías ahí por comodidad o para que no se te vea el corazón.
Te conté que te extrañaba mientras hacías como que te gustaba verme y cuando te pregunté en que andabas después de tanto tiempo, me hablaste de todas las cosas que no te interesan.
Como siempre que te pienso, todos los demás recuerdos se terminan yendo temprano y termino emborrachándome de pasado, maldiciendo el momento en que te convertiste en recuerdo, para vivir conmigo siempre, solo en mi memoria.

// //

“Hoy voy a tratar de imaginar
Que el mundo va a desaparecer
Y que ya no queda más que amarte”

Te Llevaste

No me puedo obligar a sonreirte..
Si hace tiempo te llevaste mi cara en tu cartera.
Mis gestos en tus ojos.
Mis ojos en tu boca.
Mis besos en tu oreja.
Mi voz entre tu pelo.
Mis canciones en tus cuerdas.
Mis notas en tus fotos.
No me obligo a sonreirte
Te sonrío porque te encuentro inevitable.

Vos y yo

Yo,
Artista demencial de una sonrisa de artificio.
Húmedo rostro de tristezas devaluadas.
Obra delirante de un museo de derrotas.
Perpetuo equilibrista de un abismo de preguntas...
Vos,
recuerdos dibujados en un mapa de rencores.
Obscena melodía de la fragilidad.
Eterno carrousel de ilusiones maltratadas.
Satélite y estrella en mi planeta imaginario...

Melancólico reflejo de un perfecto atardecer
llévame en silencio a bailar con el olvido...

Así Voy


Cargué mi cruz
por no descansarte
Me duermo sin vos
y así imaginarte
A orillas del sol
el mar me sofoca
Te quiero en mi mundo
me muero en tu boca
Y así voy...

Un sueño dormido
y un beso en la almohada
Aturde el silencio
y me sobran palabras
El tiempo es tirano
y es fiel el olvido
Me olvido del tiempo
y el tiempo me engaña
Y así voy...

Se apaga mi luz
la herida es mas honda
No alcanzo a explicarte
y el tiempo me sobra
El fin en imagen
tus ojos en contra
Te miro de lejos
me veo en tu sombra
Y asi voy...

Garabatos de Papel

Garabatos de papel
y 200 mil excusas para no reconocer.
Si supieras como soy
si supieras cuanto pesa
lo que tengo que esconder.

Necesito despegar
pero me pesan los pies
y así no puedo volar...

Llevo marcas en mi piel
y 200 mil preguntas que no puedo responder.
Ya enterré lo que sentí
y a ver si viene el pasado
a traerme lo que fuí.

Como cuesta respirar
entre lo que prometí
y lo que dejé escapar...

Para siempre es nunca más
Para nunca siempre fué...

Y siempre vuelvo a probar
y termino por barrer
pedacitos de lo que intenté
pedacitos de lo que perdí
y así, otra vez.